Este nuevo año aprendí:
...que los violentos tienen nombre y apellido...
...que dentro de uno hay algo más que uno...
...que no quisiera morirme sin trascender...
... que los amigos parten a veces sin despedirlos...
... que cada día que se nos regala es un regalo de Dios...
... que en este país LA VIDA NO TIENE PRECIO...
... que cada abrazo que doy me alarga la vida...

esperando

Esperando conciliar el sueño las palabras se aglutinan en el oscuro agujero de mi mente que oficia de lanzador de prosas como cañon de proa y mi dedo y mi tablet las recogen unas tras otras